Personas discapacitadas en la sociedad

Informe mundial sobre la discapacidad 2021

Durante los últimos 40 o 50 años se han producido numerosos cambios en nuestra sociedad en lo que respecta a la gestión y el tratamiento de las personas con discapacidad. Además, ha habido muchos avances en la atención médica. Como resultado, la mayoría de estas personas residen en la comunidad en lugar de en instituciones y dependen de los médicos privados de la comunidad para la atención sanitaria oral.

Las actitudes reflejaban la opinión de que las personas con discapacidad eran insanas, defectuosas y desviadas. Durante siglos, la sociedad en su conjunto trató a estas personas como objetos de miedo y lástima. La actitud predominante era que estas personas eran incapaces de participar o contribuir a la sociedad y que debían depender de organizaciones de beneficencia o caridad.

En general, antes de finales del siglo XIX, las personas con retraso mental, parálisis cerebral, autismo y/o epilepsia residían en casa y eran atendidas por sus familias. La esperanza de vida de las personas con discapacidades graves y profundas no era tan larga como la actual.

Informe mundial sobre la discapacidad

Según el modelo médico de discapacidad, la “discapacidad” es una condición de salud de la que se ocupan los profesionales médicos. Se piensa que las personas con discapacidad son diferentes a “lo que es normal” o anormal. La “discapacidad” se considera “un problema del individuo”. Desde el modelo médico, una persona con discapacidad necesita ser arreglada o curada. Desde este punto de vista, la discapacidad es una tragedia y hay que compadecer a las personas con discapacidad. El modelo médico de la discapacidad se centra en lo que una persona no puede hacer y no puede ser.

El modelo social considera que la “discapacidad” es el resultado de la interacción entre las personas que viven con deficiencias y un entorno lleno de barreras físicas, de actitud, de comunicación y sociales. Por lo tanto, implica que el entorno físico, actitudinal, comunicativo y social debe cambiar para que las personas que viven con deficiencias puedan participar en la sociedad en igualdad de condiciones con los demás.

La perspectiva del modelo social no niega la realidad de la deficiencia ni su impacto en el individuo.    Sin embargo, cuestiona el entorno físico, actitudinal, comunicativo y social para dar cabida a la deficiencia como un incidente esperado de la diversidad humana.

Informe mundial sobre la discapacidad 2020

El modelo social de la discapacidad fue desarrollado por personas con discapacidad y describe a las personas como discapacitadas por las barreras de la sociedad, no por nuestra deficiencia o diferencia. Si la vida moderna se estableciera de forma que fuera accesible para los discapacitados, no estaríamos excluidos ni restringidos.

El modelo social de la discapacidad nos ayuda a reconocer las barreras que dificultan la vida de los discapacitados. Estas barreras son el entorno físico, las actitudes de la gente, la forma de comunicarse, el funcionamiento de las instituciones y organizaciones y la discriminación que la sociedad ejerce sobre los que son percibidos como “diferentes”. La eliminación de estas barreras crea igualdad y ofrece a los discapacitados más independencia, capacidad de elección y control.

El lenguaje es una parte importante del Modelo Social de la Discapacidad porque refleja los supuestos culturales y el pensamiento de la sociedad que nos rodea. El lenguaje nunca es puramente descriptivo, sino que determina cómo nos vemos unos a otros, el valor que damos a las distintas identidades y, a veces, cómo nos comportamos.

Tipos de discapacidades

La exclusión de la discapacidad se debe a la creencia de que tener una discapacidad te hace “menos que”. En los últimos años, la comunidad de discapacitados también se ha visto silenciada por el popularizado movimiento del positivismo que cree que “la única discapacidad es una mala actitud”. Aunque a primera vista esta afirmación suena alentadora, ambas actitudes tienen el mensaje subyacente de que es la comunidad de discapacitados la que debe cambiar si quiere formar parte de la sociedad.

“Por mucho que se sonría a un tramo de escaleras, nunca se ha conseguido que se convierta en una rampa. Nunca. Sonreír a una pantalla de televisión no va a hacer que aparezcan los subtítulos para las personas sordas. Ni ponerse en medio de una librería e irradiar una actitud positiva va a hacer que todos esos libros se conviertan en braille”, dice Stella.

El modelo médico considera la discapacidad como una consecuencia de un problema de salud, una enfermedad o un accidente que perturba la función. El modelo se centra en prevenir o curar la afección. En este caso, la discapacidad es algo “malo” que hay que arreglar para que la persona sea más “normal”.

Ir arriba